Granada 6 de Marzo de 2012

Epigrama 2

PLAZA DE LA TRINIDAD

La fuente es el único testigo original presente, de todo lo que fue este lugar. Se llamó Plaza de Melchor Almagro, se entraba por Martínez de la Rosa y se salía por Poeta Zorrilla.

En este solar estuvo la Iglesia y el Convento de los Trinitarios Calzados hasta la desamortización de 1835 en que cambió de manos y empezó su destrucción. Menos mal que por lo menos la Junta de Sanidad Local en 1893 declaró el espacio como de utilidad pública y se lo quedó el Ayuntamiento para abrir una espléndida plaza que oxigenara las calles que la rodeaban: Mesones, Alhóndiga, Pescadería, Tablas..., todas de una gran actividad urbana. Demos las gracias a don Luis Morell y Terry, el ingeniero que diseñó el proyecto.

El convento se levantó frente a la puerta Bab-al-Mazda con su muralla hasta que se tiró todo. Luego vinieron los tiempos de los "coches piratas" (cosarios, en realidad), con viajeros, recoveros y buscavidas de los pueblos que hacían parada y fonda en la céntrica plaza tan cercana a los servicios urbanos. Todavía creo queda un antiguo refugio: La pensión Zurita; aunque desaparecieron las dos más grandes, la Posada San José y La Espada.

Pero cuando la plaza se animaba era en verano al fresquito de los árboles, al susurro de la fuente y al dulzor de los chumbos y melones que vendía el gordo Federico allá por los años 50. Luego había que esperar a Navidades para ver la plaza convertida en un inmenso corral de pavos, pollos y conejos. Hoy ha cambiado algo la fauna; hay otro tipo de pájaros arriba; en vez de gorriones son estorninos que tapizan de negro las ramas a la caída de la tarde y el suelo a cualquier hora.

Si hubiera que recordar negocios con sabor, algunos desaparecidos, tendríamos que mencionar, además de los quioscos de las esquinas, la enorme Ferretería Leyva, fundada en 1898.

Pero sigue Electrodomésticos Suárez, fundado en 1954 y la cafetería Goya testigo de tantos cafés tomados de paso para las Facultades; en la esquina estaba la Librería D. Quijote de Manolo Barrera, luego la Paideia de Nono López Márquez, donde se vendían a plazos dos tipos de libros: los normales arriba y los censurados abajo. Permanece la farmacia que fuera Parada y hoy Montilla.

Aunque desapareció el hermoso bar Los Pirineos, creo que aún queda, y sea por muchos años, el pintoresco bar Reca, donde después de tres convidás sólo falta pedir un postre.

Y si hubiera que recordar sonidos, tal vez el de los pregoneros cercanos al mercado de La Romanilla y el del traqueteo del tranvía de la línea San Antón-Triunfo en la estrecha calle Fábrica Vieja, donde el tranviario siempre hacía sonar su gastado timbre de pedal. Suenan también los aparatos de Suárez mucho más agradables que los que algunas noches se oyen en medio de la Plaza con sabor a trifulca y olor a don Simón.

¡Vieja Plaza de la Trinidad: Cuánto se ha vivido alrededor de tu fuente…!

Un abrazo.

escudo

firma


 

La Murga (Historia)

viejo cojo


¡He colegas!........
¡Esperadme........!


LOS RECLAMOS DEL COJO PICÓN

¡Eh colegas, oidme!
Ao divino Consistorio
da Trinidad suprema,
Pai, Fillo e Espírito Santo,
tres persoas e unha esencia,
pídolle humilde e postrado
déame graza con que poida
pedirvos con donaire a miño óvolo.
¡Non vos escapéis, non huyais!
Pagade ao Peregrino Saltarín
o diezmo que lle é debido:
Mándavolo e pídevolo
o Santo Patrón o seu valedor.
Se asi o facedes teredes boa viaxe,
se nó, as meigas comeranvos os sesos
e vostro negro corazón.

O Coxo Picón



Ultima hora Murguera
acordeon
EL GATO EN LA TALEGA
Y esto es lo que pasó

TENEMOS GOBIERNO

reinas

30/10/2016

Por fin, después de diez meses interminables de odiosa prensa y televisión, por fin tenemos gobierno, otra cosa es que este gobierno gobierne según fuese de desear, los partidos políticos españoles no están por la labor y a decir verdad, todo lo que no sea tener mayoría no es válido para esta cámara, esperemos equivocarnos y por lo menos nos dure dos años.

El Grajo Tachao