Granada 7 de Octubre de 2012

Esperma

LA CASA DE LOS PINELO

Ni entre el vecino de enfrente del mismísimo inmueble ni yo, que ya me había paseado la calle varias veces, atinábamos con "el palacio" del S.XVI. Quizás el error fue preguntarle por un palacio. La verdad es que su nombre es casa de los Pinelo y que mi cámara se quejaba de lo estrecho del callejón pidiendo a gritos un gran angular. Y la verdad es que, en blanco y negro del antiguo, la casa gana en categoría: Parece más palacio.

Una bandera pirata y otra de la "Roja", a la par que unas zapatillas de "pinreles cantaores" al relente, colocados con esmero en el alféizar de un balcón, testimonian a gritos que la casa está habitada.

Todo esto te lo explico mejor en ya sabes dónde, que para eso siempre te lo digo y nunca me canso:

http://www.lamurgadenito.es/

Un abrazo rehabilitado de

escudo

firma


 

  Deja tu comentario

*

*


*

cod

*


* Obligatorio

Política de Privacidad

El E-Mail es un campo oculto y solo se indica para dar respuesta al interesado caso de que la solicite.

La Murga (Historia)

viejo cojo


¡He colegas!........
¡Esperadme........!


LOS RECLAMOS DEL COJO PICÓN

¡Eh colegas, oidme!
Ao divino Consistorio
da Trinidad suprema,
Pai, Fillo e Espírito Santo,
tres persoas e unha esencia,
pídolle humilde e postrado
déame graza con que poida
pedirvos con donaire a miño óvolo.
¡Non vos escapéis, non huyais!
Pagade ao Peregrino Saltarín
o diezmo que lle é debido:
Mándavolo e pídevolo
o Santo Patrón o seu valedor.
Se asi o facedes teredes boa viaxe,
se nó, as meigas comeranvos os sesos
e vostro negro corazón.

O Coxo Picón



Ultima hora Murguera
acordeon
EL GATO EN LA TALEGA
Y esto es lo que pasó

TENEMOS GOBIERNO

reinas

30/10/2016

Por fin, después de diez meses interminables de odiosa prensa y televisión, por fin tenemos gobierno, otra cosa es que este gobierno gobierne según fuese de desear, los partidos políticos españoles no están por la labor y a decir verdad, todo lo que no sea tener mayoría no es válido para esta cámara, esperemos equivocarnos y por lo menos nos dure dos años.

El Grajo Tachao